You turned your back on tomorrow, cause you forgot yesterday.

miércoles, 15 de junio de 2016

Perder el hilo

Son casi las 3 de la mañana. Te replanteas tu vida. Una vez más. Has acabado la universidad. Mentira, te dejaste demasiadas cosas para julio. Para “hacerlo mejor” decías. Pero estamos a 15 de junio y vuelves a ir justa de tiempo. Como siempre.

Recuerdas esas noches en las que te sentías igual y miras por la ventana. Por una vez desde hace años el cristal no está sucio. Pero no fue por ti. Fue por la señora que viene ahora a limpiar a tu casa. Todos tenéis una vida ajetreadísima.

Abres la ventana e intentas sentarte en el ínfimo poyete, preguntándote si ese trozo de muro puede recibir tal denominación con esas medidas. No llueve como en las películas. Se oyen voces de adolescentes borrachos dando gritos por algún lado que no consigues ver. Pasa el camión de la basura. Te duele el culo por acabar sentada en el riel de la ventana. Claramente no te cabía el culo en ese trozo. En el edificio de enfrente hay dos palomas escudriñándose sus asquerosas plumas. Y sientes esa necesidad de escribir. A la que hacía más de un año a la que no le dedicabas algo de tiempo. Abres tu ordenador y te sientas en la almohada con la ventana abierta. Sabes que sólo conseguirás que te piquen los mosquitos y te duela la espalda después de un rato.

Nada es igual de bonito a cómo nos lo pintan, ¿verdad? Prácticamente estoy graduada en Traducción e Interpretación. Tengo una familia que me quiere. Tengo amigos. Tengo un techo bajo el que dormir. Es verdad que no follo, pero para eso existe el porno. ¿Y por qué me siento tan vacía? ¿Por qué tengo que ponerme a hablar de mí misma en segunda persona como una adolescente a la que nadie entiende?

Tengo a mi abuela en el hospital. A mi abuelo solo en su casa. Tengo amigos que me traicionan. Tengo un techo bajo el que estoy sola muchas veces porque mis padres trabajan muy duro. Porque los hombres de mi alrededor parecen haberse puesto de acuerdo todos en volverme loca. O tal vez sea yo. Muy posiblemente.

Ya me duele la espalda. Me he bajado de la almohada. No puedo mover el ordenador de la mesa. Y me frustra muchísimo. Solo quiero tirarlo por la ventana. Y quiero ponerle acento a los “sólo”.

Hoy, la mujer que comparte habitación con mi abuela ha preguntado si yo tenía 15 años como su nieta. Me he reído. He hecho la broma de siempre. “Eso me vendrá bien en unos años”. Pero me jode. Como siempre. Porque para todos el mundo siempre tendré 15. Porque vivo en mi mundo. Y he puesto dos veces "mundo" en dos frases seguidas. Y no quiero buscar un sinónimo. Ni reformular la frase. Y he vuelto a perder el hilo. Y mi vida básicamente se centra en eso.

Pierdo el hilo de todo lo que empiezo. De todas mis ideas. Mis proyectos. Metas. Vida. Y vuelvo a comportarme como cuando tenía 15. Nunca he dejado de hacerlo. Simpática. Amable. Irónica. Empanada. Despistada. Olvidadiza. La que “es maja” pero con la que no contarías de primeras para un asunto serio. O de importancia.

Y escribo esto y me desahogo. Y me miento una vez más pensando que, a partir de mañana, esto tiene que cambiar. Y no va a ser así. Nunca lo es.

Y después de esta rabieta, me duele mucho más la espalda

sábado, 24 de mayo de 2014

Cerrar los ojos para poder ver

¡Buenas noches! Ya, ya, ya sé, tengo esto un poco abandonadillo. Ya nisiquiera pongo los artículos que escribo cada semana en Alicante Press, mil perdones, pero ando más liada que la pata de un romano, como todos los que estéis en mi franja de edad supongo. Toca el único mes de trabajo (real) del curso gracias a nuestro amado plan Bolonia. 

Con él, puedes tocarte las narices a 2 manos durante tooodo el año, pero luego tienes un par de meses en los que desearías depilarte la cabeza con pinzas. Pero bueno, si salgo viva de ésta, ya os informo de cómo va mi moreno de flexo y mi obesidad mórbida debido a esa famosa frase de: "el chocolate ayuda a la memoria".

Mientras tanto, me gustaría pasaros el enlace del artículo que publiqué este lunes. La verdad es que es uno de los que más me ha gustado escribir y, de hecho, la experiencia que viví fue inolvidable. El sábado de la semana pasada mis primos me llevaron a un partido de fútbol de ciegos. No os podéis imaginar lo que me supuso ver algo así. Aunque al principio tuve el mismo sentimiento que tendría el 99% de la población de :"ay, pobrecitos", acabé animando como la que más, y mi sentimiento cambió al de: "esto sí que es mérito y no el fútbol "normal", olé ellos". Como era evidente, después de aquello, necesitaba que el resto del mundo supiera de la existencia y el valor de todos aquellos chicos.

Gracias a que uno de los jugadores era amigo de toda la vida de mi primo, tuve el HONOR de hacerme una foto con todos los jugadores y entrenadores del equipo, los cuales, lejos de ser vergonzosos me dijeron: "¡vamos Laura, ponte en el centro!", a lo que luego añadieron: "¿te huele un poco el sobaquillo?". Evidentemente, yo les contesté: "¡lo justo y necesario!". 

¡Gracias a todos por dejarme participar!

Aquí os dejo un par de fotos que saqué durante el partido y la oficial con todo el equipo. ¡Gracias por seguir leyendo todas las tonterías que escribo!

(Pinchad en la foto para acceder al artículo)










sábado, 10 de mayo de 2014

Hablemos de 'Madres Coraje'

¡Muy buenos días! Es viernes y en Alicante, como no, ¡hace un solazo! Espero que todos estéis disfrutando de vuestros (póngase la voz de Iñaki Gabilondo)...¡APUNTES! Porque si no tienes la mesa del escritorio llena de apuntes que no habías visto nunca, el ordenador que echa humo y tu mano aprendiendo a escribir después de haberlo olvidado tras los exámenes de enero, es que seguramente vas jodido a los exámenes.

Después de este pequeño comienzo cual locutor de radio os confirmo que yo por lo menos voy de cabeza, literalmente, casi tan literalmente como que si no mirara por donde piso, a la velocidad que voy me dejaría la dentadura post-aparato como nueva decoración de la universidad. Sí, exactamente de la universidad, porque solo me falta la cama para tener que cambiar la dirección en los papeles de empadronamiento.

¿Y vosotros que tal lo lleváis? ¿Tenéis ya moreno de flexo? Yo estoy en ello, el color verde oliva ya se empieza a extender por todo mi cuerpo.

¡Ah! Y por cierto, ¿qué tal pasasteis el Día de la Madre? (soy tan educada que os pregunto incluso con casi una semana de retraso). Yo lo pasé comiendo con mi escandalosa familia en un escandaloso bar con una escandalosa cantidad de comida (por la que sigo teniendo ardor).

Bien, pues con motivo de ese día, escribí mi artículo de esta semana en Alicante Press. Y como no, os dejo un fragmento para ver si os convenzo y le dais al link del artículo. ¡Pasad un buen fin de semana!

"¿y qué significa ser madre hoy día en nuestro país? Porque actualmente el papel de madre ha alcanzado el rango de 'madre coraje'. Todos recordamos a nuestras madres, estén donde estén y sean como sean y si la situación lo permite les regalamos algo para recordar lo que han hecho por nosotros. Pero desgraciadamente no todos corremos la misma suerte. ¿Quién se acuerda de esas madres que con su pequeña pensión acogen a sus hijos, con sus respectivas familias y gastos, en su casa después de 20 años? Gracias a estas madres nuestro país no se ha desmoronado todavía. Porque es lo que consiguen siempre, que no caigamos aunque estemos a punto de tropezarnos. Feliz día de la madre coraje." Vía Alicante Press