You turned your back on tomorrow, cause you forgot yesterday.

domingo, 28 de julio de 2013

Cuenta atrás: y tú, ¿que número tienes en mente?

Tal y como comentaba en la entrada que finalmente me decidí a escribir ayer, hoy comienza mi cuenta atrás, mi reto personal. Una cuenta atrás a lo largo de los 7 últimos días que me quedan en Alicante y las consiguientes 3 semanas que voy a pasarme descubriendo(me) (en) Londres, y como no, estudiando aunque sea un poco (pero poco poco eh).

Pensé en retomar el blog haciendo algo diferente y dejándome de esa típica frase que hasta el OpenOffice me tiene convalidada: “siento que haga tanto tiempo que no escribo, va, a partir de ahora un poquito cada cierto tiempo” (cosa que luego no cumplo).

Poniéndonos al lío, tomamos el día de hoy como introducción a la semana dándole una especial atención a toda esa energía que gira en torno al número 7.
Investigando un poco he descubierto más coincidencias de las que imaginaba (ahora es cuando una fuerza superior me lava el cerebro y definitivamente sí que me doy a las “drrrogas” [léase en este caso con un fuerte acento ruso]). 7 son los colores, los Sacramentos, los mares, los pecados capitales y las vidas que tiene un gato. En algunas culturas, es significado de lo bueno, lo perfecto.


Y porque no, alejándonos un poco de este tonito tan filosófico que me está saliendo, que parece que me haya fumado la planta de aloe vera que revivimos la semana pasada tras 5 años sin regar, podemos destacar otros aspectos de dicho número. 7 son los enanitos (aunque mudito siempre haya sido mi amor platónico), los libros de Harry Potter (llámame friki pero sabes de cuales hablo exactamente) y cómo no, las 7 Bolas de Dragón (ahora es cuando todos los hombres del mundo nacidos entre los 80 y los 90 se postran antes mis acalorados pies).

Con respecto a la relación que podría tener este número con mi futuro viaje a Londres, pienso que, de primeras, corresponderá con las 7 vueltas que voy a tener que dar para poder salir del aeropuerto con vida. Seguidamente tendrán algo que ver con las 7 veces al día (como mínimo) que voy a tener un delicioso y burbujeante ardor hasta que mi estómago se acostumbre a la comida; y con los 7 minutos de media que voy a tardar en decir una frase correctamente, incluído el 'asentou bruitanicou' (si no lo has leído con acento británico, vuelve a la casilla de salida y cúrratelo un poquito más, que en verano tu y yo sabemos que no ejercitas mucho las neuronas).


En definitiva, cada uno en el fondo tenemos ese número “de la suerte” y creemos que tiene un significado específicamente para nosotros. ¿Cual es el vuestro?