You turned your back on tomorrow, cause you forgot yesterday.

sábado, 27 de agosto de 2011

Odio las mudanzas, las odio, y parece que mi familia procede de los antiguos nómadas mongolos (de Mongolia, aunque también) . Dos casas a medias, trayectos de carga y descarga con miles de cajas y estanterías llenas de polvo y recuerdos, recuerdos…se puede saber que es esto? Eso nos lo regaló tu madre cuando nos casamos…Dios pues es horrible.

En un principio, el hecho de trasladarse a otra casa todo es euforia, ilusión, felicidad y esperanza..una casa preciosa, bien decorada con las cucharillas del café a juego con la pasamanería de las cortinas y los frescos del techo. Pero realmente lo único que ocurre es que todo es estrés, prisa, mal humor y ganas de terminar ya con esa maldita tortura
Ya en las últimas, con la casa patas arriba, el camión en la puerta y todos perdiendo peso por deshidratación parece que me vuelven las ganas de mudarme a mi antigua casa y mi antigua rutina.