You turned your back on tomorrow, cause you forgot yesterday.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Feliz cumpleaños

Obsequiado con un fuerte dolor de muelas y un calor asfixiante digno de un agosto alicantino, aquí tirado en el sofá y roncando como un orco encontramos a mi padre. Esta es la pintoresca estampa de su 44º cumpleaños con dos hombres y medio de fondo. Mientras yo, sentada a la otra punta huyendo de sus malolientes zarpas pienso la manera de contentarle de alguna manera ya que esta maldita crisis solo me permite regalarle algo propio, hecho a mano y sacado de mi propia imaginación, lo cual me preocupa bastante teniendo en cuenta que los trabajos de plástica siempre han sido obra de mi madre (la cual ahora friega/destruye los platos del fregadero).

He de reconocer que mi padre es cuanto menos…peculiar, un adulto con la mentalidad de un adolescente. Creo que en lo que tengo uso de razón, nunca ha pisado un hospital ni probado alguna verdura. Se considera abiertamente gay, lo que según afirma, solo dentro del tema de la ropa…entenderán esto solo aquellos que hayan visto su bañador rosa de lunares blancos y sus camisas de flores. Como padre, es gruñón, cabezota y miembro de la “asociación de padres con escopeta recortada”con el lema de “a tus siete primeros novios los mataré y al octavo le preguntaré si viene de familia adinerada”.

Pero por todas estas singularidades, mi padre es único e increíble (si, ahora toca ponerse ñoña). Comprador y regalador compulsivo de caprichos innecesarios, especialista en almuerzos (bueno por su duración y por la cantidad de tapas...califiquémoslo de…comida con sobremesa),
viajes espontáneos, días de playa en Benidorm y mil cosas más que sólo se le ocurrirían a él.
Qué le vamos a hacer, es Juanito.